NOTICIAS

21/03/2022
Llegan a Murcia 37 refugiados de la guerra de Ucrania tras la misión humanitaria de la Plataforma Universitaria por la Paz de la UCAM

La Plataforma Universitaria por la Paz de la Universidad Católica de Murcia ha realizado su primera misión humanitaria ofreciendo ayuda a los más necesitados por el conflicto bélico que se sucede en Ucrania en las últimas semanas. Por un lado, han llevado hasta la universidad polaca de Katowice (entidad colaboradora con la iniciativa) material humanitario que pueda paliar de algún modo la situación que están atravesando los ciudadanos ucranianos, así como, la asistencia a los refugiados para traerlos a España y procurarles alojamiento y ayuda en la capital murciana.

En el día de ayer, se vivieron momentos de mucha emoción y esperanza a la llegada del autobús de la UCAM con 37 refugiados de la guerra de Ucrania al Campus de Los Jerónimos. Allí los esperaban familiares y amigos residentes en España, agradecidos por volver a encontrarse con ellos. Hasta Murcia han llegado, sobre todo, mujeres y niños, puesto que la mayoría de los hombres se han quedado en su país para luchar en la guerra.

El presidente de la Universidad Católica, José Luis Mendoza, ha recibido a los refugiados en el campus y ha destacado, a su llegada, que estaban muy emocionados por todo lo que están viendo. Además, ha asegurado que la UCAM se pone al servicio de todos ellos y que les ayudaran en todo lo que puedan, deseando que termine pronto esta guerra. Asimismo, María Mendoza, responsable de la Plataforma Universitaria por la Paz e integrante de esta expedición ha comentado: “Ha sido muy duro, porque hemos visto allí familias enteras con todas sus pertenencias por el suelo”. También, ha recordado que la Plataforma hará seguimiento “a todas las personas que hemos traído, de modo que se sientan arropados. A muchos los han acogido sus familiares, otros la Administración y también la UCAM, pero todos saben que pueden contar con nosotros para ayudarles a iniciar aquí una vida lo más normal posible”.

Por su parte, las familias ucranianas han mostrado su gratitud ya que, como ellos mismos han contado, han huido de un infierno y ahora cuentan con alivio en sus corazones.  “Estamos muy agradecidas de encontrar a personas que ayudan de esta manera y que nos brindan alojamiento y comida”, afirmaba una señora procedente de Berdichev.